Afán vs. Oración

Afán vs. Oración

Filipenses 4:6

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

La palabra que aquí se traduce como afanosos, viene del griego “merimnao” que traduce literalmente “estar preocupado por”. Ese es el modelo del mundo que Salomón nos expone en todo el libro de Eclesiastés, hablando de lo que hacen los hombres debajo de sol y que él considera como vanidad.

El mismo David se pregunta en el salmo 2, porque se amotinan las gentes y los pueblos piensan cosas vanas. Es el modelo del afán. Piensa detenidamente si estás involucrado en este sistema que te hace pensar que preocuparte por algo es la mejor manera de plantear soluciones. Es muy frecuente que al estar “afanosos”, nuestro razonamiento se vea comprometido y terminemos tomando malas decisiones.

Además, está demostrado científicamente que el estrés generado por este tipo de comportamiento, tiene un impacto muy negativo en nuestra salud física y mental y por supuesto la probabilidad de salir victoriosos frente a la situación problemática se reduce considerablemente. Uno de los maestros que he tenido en mi formación ministerial me explicaba lo que debemos hacer en este sentido con la siguiente frase: “No se preocupe, ocúpese”.

Ocúpese de los asuntos que Dios tiene para usted y él se ocupa de sus asuntos. Una verdad maravillosa que he disfrutado durante mis años de caminar con Dios. El modelo de Dios deja de un lado el afán y nos invita a orar y si es del caso rogar pero siempre con un corazón agradecido porque sabemos que a los que le amamos todo nos ayuda para bien.

Escucha este devocional en Dinámika Radio

Sigue la cuenta en Instagram @citadiariaconjesus

Comparte esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escríbenos a Whatsapp
Hola 👋
¿Quieres solicitar una canción o enviar un mensaje?